El Seguro de Accidentes

El Seguro de Accidentes cubre de manera principal una indemnización para cualquier accidente que produzca el fallecimiento o la invalidez del Asegurado. El accidente debe ser fortuito, violento, externo y ajeno a la voluntad del propio asegurado.

En este contrato intervienen: La Aseguradora (compañía de seguros), el Tomador (el que contrata la póliza), el Asegurado (la persona que queda cubierta por el seguro) y el Beneficiario (la persona que recibe la indemnización contratada en caso de fallecimiento).

Para este tipo de seguros se pueden contratar las siguientes coberturas:

Fallecimiento: En caso de fallecimiento del Asegurado los Beneficiarios recibirán la indemnización pactada en la póliza. Se puede acordar con la Aseguradora recibirla de una sola vez o en forma de renta.

Incapacidad Temporal: El asegurado está incapacitado de forma temporal para realizar su trabajo. Durante el tiempo de recuperación el Asegurado recibirá una cantidad diaria por el tiempo que este de baja.

Invalidez Permanente: La persona que se encuentra en esta situación está, ya sea de manera total o parcial, incapacitada de forma presumiblemente definitiva para trabajar. Hay 4 grados de invalidez permanente:

a) Invalidez Permanente Absoluta:

La persona esta incapacitada para realizar cualquier tipo de trabajo u oficio. El asegurado recibirá el capital acordado en el contrato. Algunas entidades ofrecen pólizas donde se cubren también los gastos de adecuación de vivienda y de vehículo.

b) Invalidez Permanente Total:

La incapacidad no le permite realizar su profesión habitual, pero si otras profesiones.

c) Invalidez Permanente Parcial:

Incapacidad que sin llegar a ser total, produce una disminución superior al 33% en el rendimiento del trabajador para desarrollar su profesión habitual, pero permitiéndole realizar las tareas fundamentales. En este caso el seguro le indemnizara sobre un porcentaje del capital asegurado según el baremo que dicte la póliza.

d) Gran invalidez:

Es aquella invalidez que no solo no permite que la persona realice su oficio habitual, sino que necesita ayuda de un tercero para labores básicas como comer, vestirse, asearse, etc.

Asistencia Sanitaria: Durante el plazo de vigencia de la póliza, el Asegurador cubre los gastos de asistencia médica hasta el límite establecido en el contrato.

chica en cama hospital

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El seguro de Incapacidad Permanente Profesional

Un tipo de seguro de Invalidez que no suele ofertarse de forma generalizada en España y que para colectivos de profesionales muy especializados puede resultar de gran relevancia es el Seguro de Incapacidad Permanente Profesional. Este seguro específico cubre al profesional con un capital en caso de resultar incapacitado para seguir ejerciendo su profesión habitual. Para entender su importancia para ciertos profesionales utilizaremos un ejemplo:

Un cirujano pierde su dedo índice y por ello no puede volver a operar. La indemnización que recibirá del Estado va ser insuficiente, ya que ha perdido un miembro pequeño que no tiene vital importancia para la mayoría de personas, que pueden vivir perfectamente sin un dedo índice. Pero para él que es cirujano, sí que la tiene.

De sufrir esta pérdida, el cirujano no podrá volver a operar ni a ganarse la vida como lo estaba haciendo hasta el momento del accidente. Toda su perspectiva de ingresos económicos varía desde el momento en que pierde el dedo, pero las pólizas “normales” de Invalidez no tendrán este supuesto contemplado y por tanto no recibirá una indemnización que le permita hacer frente a este importante cambio en su vida profesional y personal.

De ahí que este seguro Profesional resulte de vital importancia para un determinado grupo de profesionales altamente cualificados.

Esta entrada fue publicada en Formación en Seguros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.