Protección asegurada para tu familia

Seguros de vidaEs importante comprar y mantener a lo largo del tiempo algunos contratos de seguros. Con algunos de ellos estamos muy familiarizados, pero con otros no, y además, su contratación no es tan habitual como sería deseable.

Un buen plan de seguros puede prevenir un desastre financiero para ti y para tu familia. El dinero que con tanto esfuerzo has acumulado a lo largo de los años puede desaparecer por un capricho del destino si no has tenido la precaución de hacer una planificación financiera adecuada. Muy pocas personas tienen cubiertos los capitales asegurados adecuados para caso de invalidez o para caso de muerte. Un accidente de coche, un ataque al corazón o un ictus pueden no sólo destruir nuestros cuerpos, sino que también pueden arrasar con nuestro bienestar financiero.

Desde el punto de vista estrictamente económico, una invalidez permanente perjudicará más a nuestras familias que una muerte prematura. Mientras estés vivo, hay que alimentarte, vestirte y proporcionarte una vivienda. Y todo ello sin contar con los ingresos que tu traigas a casa y sólo basándonos en la pensión de invalidez que te corresponda en la Seguridad Social (por cierto, cuando te la concedan) .

Un seguro de baja diaria por accidente o por enfermedad puede paliar los gastos más fuertes originados por la invalidez y proporcionarnos ingresos durante el tiempo que se haya contratado la cobertura,, y permitirá seguir atendiendo a las necesidades familiares mientras dure la situación de incapacidad o mientras se tramite la invalidez permanente.

pierna rota en alto y silla de ruedas

Una cobertura de salud adecuada, que incluya hospitalización también resulta de interés, ya que la sanidad pública puede no estar a la altura de las circunstancias si la disponibilidad de especialistas o camas de hospital es limitada y las facturas, tanto médicas como de gastos farmacéuticos, puede ser elevada si decidimos acudir a la sanidad privada. De hecho, las pérdidas económicas potenciales de una larga baja o de una minusvalía superan con creces las que puede originar perder el empleo, incluso durante una recesión.

Afortunadamente, la cobertura de daños a terceros (Responsabilidad Civil) en los seguros de coches en España y en Europa es muy habitual porque es obligatoria. También es habitual la cobertura de accidentes del conductor, aunque su cuantía es mucho más limitada (para el caso de que te accidentes y tu seas el causante de la colisión).

Una carretera mojada y un poco de velocidad no solo podrían arruinar un cuerpo sano sino que también pueden arruinar un plan financiero que, de no haber ocurrido el accidente, sería adecuado. No dejes de revisar la cuantía asegurada de tu seguro de accidentes del conductor, ya que si es muy baja , por ahorrar unos euros en el seguro de tu coche, puede resultar insuficiente para protegerte y para no convertirte en una auténtica carga para tu familia.

Un seguro de hogar, es otro tipo de seguro muy habitual. Incluso si no tienes una hipoteca, es muy probable que tengas un seguro de hogar porque querrás que una inversión tan importante como lo ha sido tu vivienda, esté asegurada.

Your new houseLa cobertura de hogar ofrece más protección de lo que se conoce de forma general por los consumidores. Probablemente ya sepas que ese seguro podría pagar la reconstrucción y reposición de tu vivienda si se quema, y que te ofrece protección para el caso de que te roben. Incluso puede que sepas que algunos seguros de hogar pagarán los gastos médicos y de hospitalización de las personas que se accidenten en tu vivienda.

Lo que la mayoría no sabe es que la póliza puede pagar si te roban tus posesiones fuera del hogar (por ejemplo cuando te vas de vacaciones a un piso alquilado en la costa, llevándote la televisión y el equipo de música contigo).

También podría indemnizar al perjudicado si tus actos negligentes o los de las personas por las que debas responder (hijos menores) les causan daño, incluso cuando estás lejos de tu hogar. En caso de no contar con esta cobertura, tendrás que pagar de todos modos, pero en estos casos la imprevisión suele salir muy cara.

Este dinero que sirve para indemnizar a los terceros perjudicados viene de la cobertura de Responsabilidad Civil de tu póliza. Asegúrate de que los límites de indemnización contratados para la Responsabilidad Civil de tu hogar sean lo suficientemente altos como para brindarte una protección efectiva.

Si alquilas la vivienda en la que vives, puedes contratar la cobertura de Responsabilidad Civil como inquilino. En cualquier contrato de alquiler el propietario te hace responsable de cualquier daño que le causes al inmueble.

Tener coberturas suficientes para protegerte adecuadamente no tiene por qué costar más, sobre todo si te acercas a un corredor de seguros que conoce todas las formas de rebajar tus costos sin sacrificar tu cobertura.

Contratar los seguros antes señalados no significa que estás blindado contra pérdidas financieras, sin embargo, al igual que un jugador de futbol que sufre lesiones continuas por los riesgos que asume durante su juego, tu podrías no cumplir tus objetivos económicos por los riesgos que asumes y no aseguras durante tu vida diaria, casi sin darte cuenta.

Toda una vida de ahorros puede perderse en una fracción de segundo si no te has protegido a ti y a tu familia con el tipo de seguro y la cuantía del mismo que sean los que tus circunstancias requieran.

Llámanos al 944102256 ahora. Sí. O escríbenos un mail con tus datos de contacto para que te llamemos nosotros, pero hazlo ahora. Ahora para que estudiemos tu caso sin compromiso y garantizándote la tranquilidad de contar con expertos que te asesorarán de forma profesional, transparente e independiente.

Esta entrada fue publicada en Formación en Seguros. Guarda el enlace permanente.